Últimos temas
» Instituto Bellagio -Jude (Af. Normal)
Jue Feb 05, 2015 4:25 am por Invitado

» Enjoy the Silence 4.0 {Normal}
Miér Ene 28, 2015 7:04 am por Invitado

» No todas las familias son de sangre(1/5)
Sáb Ene 24, 2015 2:49 pm por Georgiana R. Bingley

» Petición de canon & predeterminados
Jue Ene 22, 2015 8:48 pm por Renesmee Cullen

» Under the Palmtrees | Cambio de botón | Élite.
Miér Ene 21, 2015 7:50 pm por Invitado

» Jolie Lune [Giselle Athena Delacour]
Lun Ene 19, 2015 10:57 pm por Mathieu Tremont

» The TARDIS RPG (Élite)
Dom Ene 18, 2015 2:29 pm por Invitado

» Lejos de casa - Ivka -
Mar Ene 13, 2015 12:14 am por Rosalie L. Hale

» ¿Qué se necesita para tenerlo todo en la vida? - Libre -
Mar Ene 13, 2015 12:04 am por Oana Senka

Afiliados
erhety
Elite [15/45]

Under the Palmtrees


Hermanos
Directorios



Casting para {Celaena Y. Strahosvki} || Aceptado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Casting para {Celaena Y. Strahosvki} || Aceptado

Mensaje por Celaena Y. Strahovski el Mar Ene 06, 2015 5:54 pm

Casting de Celaena Y. Strahosvki
Firts Steps;;
#} Personaje a Casting: Celaena Y. Strahovski
{#} Escena a Desarrollar: Un viaje al pasado puede ser tan devastador como se piensa; ese día en especial, siendo el cumpleaños de su fallecida madre, Celaena optó por aislarse de sus hermanas, sentándose en el sillón de la residencia, en compañía de su diario y de los recuerdos de aquella vida que buscaba dejar atrás; sin embargo, ella era realmente feliz en sus tiempos, antes de que descubriera la verdad de su don, ¿cómo poder olvidarse de eso? Los buenos recuerdos perduran, pero lamentablemente, los malos también.
{#}¿ Eres capaz de manejar el Personaje?¿Por qué?: En realidad, será la primera vez que llevaré un personaje tan… indiferente por la vida, no obstante, dudo alguna vez no poder añadirle esa pizca de dulzura y preocupación que siente por los seres humanos en general. Su don es sin duda mi parte preferida del personaje, es vestirme con la piel de Celaena y poder percibir la gran soledad que la reunió por décadas, antes de encontrarse con sus hermanas.
{#}¿Eres Activo?: Últimamente no lo fui, y enojé a muchas personas que no tengo idea de porqué siguen hablándome, pero dado que en dos meses no tengo ninguna otra ocupación, pienso que es tiempo de dedicarme a aquello de lo que realmente disfruto: la escritura; y sobre todo, a darle amor a esas personitas que siguen creyendo en mí.

Second Steps;;
{#}Casting:
El conocimiento es poder. Si solo su madre hubiera confiado en ella desde un principio, tal vez la joven albina no hubiera tenido que vender su alma, apagando su corazón y sus sentimientos en el proceso. Pero tal vez, solo tal vez, las cosas hubieran sido diferentes a la realidad en la cual vivía.

¿Seguro estarás bien? —la joven apartó sus rojizas orbes del cristalino ventanal, distrayéndose del paisaje que Seattle tenía para ofrecerle, para descansar las mismas sobre tres esbeltas figuras que la observaban cada una con una emoción diferente cruzando sus rostros. Celaena asintió, dibujando un leve atisbo de sonrisa en sus carmínes labios—. ¿Qué hay de ustedes? ¿Me prometen cuidarse? —batalló por no reír al ver a Hettia, quién se había limitado a colocar sus ojos en blanco. ¿Quién podía culparla? Ivka, Liläh y Hettia despertaban su preocupación, y aunque era consciente de que eran perfectamente capaces de cuidarse a sí mismas, la teñida castaña insistía en tomar el rol de una madre, cuidándolas y consintiéndolas por igual; no obstante, la más pequeña conseguía llevarse la atención por mucho que le molestara a la misma—. Ajam… te traeremos trufas, chao —con un ademán delicado de su mano las despidió, retornando sus  pardas pupilas al inmenso jardín que rodeaba la residencia Strahosvki. Escuchó la puerta de entrada, pero no volteó, la hija de la noche ya había comenzado un retroceso al pasado, donde el primer recuerdo que la atacó, tuvo como protagonista a su hermosa y humilde madre.

Su peculiar cabello albino solía estar trenzado, para que el mismo no interrumpiera sus actividades laborales. Una sonrisa sincera, dulce e inocente siempre gobernaba en su rostro, dispuesta todo el tiempo a entablar conversaciones con las cuales poder expandir sus conocimientos, dado que no podía permitirse asistir a clases. Edouard, sin embargo, una que otra vez conseguía arrastrarla con él, prestándole hermosos vestidos únicamente para que sus estrictos profesores accedan a compartir su lección con ella. Así mismo, cada noche cuando todos se rendían al sueño, ambos niños visitaban la biblioteca del palacio, desvelándose en cuanto descubrían un nuevo libro que rogaba por su atención. Él era su mejor amigo desde que la salvó de ahogarse en el lago, cuando apenas contaban con ocho años. Y por tal razón, que se esforzara por ser el primero en felicitarla ese día por estar cumpliendo su duodécimo año, no le extrañó. Aunque si no pudo evitar que la tristeza la gobernara al denotar que su madre -quién era su único familiar- actúe con indiferencia esa tarde, hasta llegando por esquivarla cada vez que la encontraba por los pasillos.

Pero cuán equivocada estuvo, ya que antes de que el sol se ocultara, fue solicitada por su progenitora, quién con solo una de sus usuales sonrisas, consiguió que todo el malestar en la pequeña Celaena se difuminara—. Cielo, feliz cumpleaños —sonrió al encontrarse entre los brazos de su madre, a la cual estrechó con fuerza, agradeciendo que lo haya recordado. No obstante, algo llamó su atención, no pudiendo evitar interrogar sobre ello:

Madre… tú collar, ¿lo extraviaste? ¿dónde? ¡Vamos a buscarl…! —parpadeó ante el pequeño obsequio que su madre le entregaba, silenciándose por un mero instante—. Pero… sabes que esto no es necesario, no tenías porqué…

Celaena, calla y ábrelo —la pequeña así lo hizo, tirando del lazo rojo para finalmente, hallarse con una fina cadena de plata donde pendía un dije de libélula que ella conocía a la perfección. Se quedó contemplándolo, elevando su mentón los segundos siguientes a su reacción, interrogando a su progenitora con la mirada—. Sí, es para tí. Creo que ya es tiempo de que alguien más lo use —una cálida sonrisa y una promesa brotaron de sus labios, mientras adornaba el cuello de la menor con el collar, que desde ese momento, nunca más se quitaría.


El mismo collar de libélula que habitaba en sus más atesorados recuerdos, se encontraba dentro del puño de Celaena, que incapaz de poder olvidar a su progenitora y su luminosa presencia, la recordaba ese día en especial, siendo el cumpleaños de su fallecida familiar. Sus hermanas poco y nada sabían sobre el pasado de Celaena, ella había argumentado que quería dejarlo atrás, iniciar una nueva vida. Sin embargo, la realidad era que de solo cerrar sus párpados tales hechos desgarradores nublaban su juicio, produciendo pesadillas a tal punto que, al despertar, se podía vislumbrar a ella misma caminando por los amplios y lujosos pasillos del palacio, trazando camino a su próxima víctima, una que gracias a su promesa de reemplazar a su madre para salvarle la vida, debía arrebatarle el derecho a seguir viviendo. Cruel y frío destino que buscaba disfrazar siempre con una sonrisa, ¿cómo podría siquiera empezar a narrarlo? Algún día lo haría -después de todo ellas sabían de su don de nacimiento- y solo esperaba, que la siguieran aceptando como siempre. No sabría qué hacer si así no fuera.

¡Cea! ¿Pasaste toda la tarde allí? Vaya diversión la tuya —la aludida solo se encogió de hombros ante aquel tono femenino que la desvió bruscamente de sus pensamientos, soltando un suspiro de alivio al verlas regresar felices y con múltiples bolsas adornando sus manos. Intercambió unas cuantas palabras con ellas, pidiendo a grandes rasgos que le contaran lo sucedido; sin embargo, ellas se negaron, argumentando que debía abandonar su adorado sillón y alcanzarla si quería saber sobre cierto chico que no perdió oportunidad en coquetearle a Ivka. Detalle que la hizo reír, prometiendo ir en cuanto terminara de escribir en su diario personal, un preciado objeto que había portado en sus piernas todo ese tiempo, y en donde narraba diferentes sucesos actuales que siempre la hacían reír. Las hermanas corearon su risa, tirándole besos alados antes de desaparecer por el marco de la puerta de la cocina, iniciando una nueva conversación trivial entre ellas.

Y en ese momento lo supo, por lo que dejó que su pluma se deslizara libremente por el blanco lienzo, queriendo grabar en piedra tales palabras—: "Me encantaría tenerte conmigo, madre, pero... gracias a esas niñas, no desearía otra vida que no fuera esta" —cerró su diario con una sonrisa, apresurándose a ponerse de pie e ir con sus hermanas, quienes a gritos reclamaban su urgente presencia. Ya quería ver qué era lo nuevo que habían adquirido.  


avatar
Celaena Y. Strahovski

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 19/12/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Casting para {Celaena Y. Strahosvki} || Aceptado

Mensaje por Eternity el Mar Ene 06, 2015 6:20 pm


casting aceptado!
× ¡Felicidades!
× Prosigue a hacer tu ficha y registros, recuerda que tienes 48 horas para hacerlo.


avatar
Eternity
»Staff
»Staff

Mensajes : 162
Fecha de inscripción : 13/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.